Confesión

El sacramento de la Reconciliación también es de curación. Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, curar mi alma, curar mi corazón y recibir el gran abrazo de amor que Dios, nuestro Señor, nos quiere dar.

 

Cuatro pasos, que te ayudarán para vivir en toda su grandeza este sacramento de la misericordia de Dios:

1. Examen de conciencia.

2. Arrepentimiento.

3. Confesión.

4. Satisfacción.

El sacramento de la Reconciliación
cathopic_1492448312199423.jpg

  Horario:

Media hora antes de las misas un cura se pondrá a confesar, o siempre que lo necesites.

Examen de consciencia

Preguntas que nos ayudan a reflexionar sobre todo aquello que nos ha alejado de Dios.

Arrepentimiento

Dolor del alma y rechazo de los pecados con el propósito de no volver a caer.

Confesión de los pecados

Decir los pecados al confesor/sacerdote de forma clara, concisa y completa.

Satisfacción

Cumplir la penitencia que ha sido asignada para reparar el daño causado.

Para niños

Para jóvenes

Para adultos